9 señales de que eres exitoso aunque no te sientas así

Si eres una persona ambiciosa, lo más seguro es que alguna vez te hayas sentido como un fracasado. Tener metas elevadas nos conducen a este tipo de situaciones o momentos de bajón. A mí me pasa de vez en cuándo y es algo normal que suele ocurrir a gran parte de las personas que quieren alcanzar el éxito.

Una chica está entrenando bozeo en el gimnasio para ser mejor que el rival.

Vivimos en un mundo donde creemos que por tener más posesiones, seremos más exitosos. Por suerte, este sentimiento va cambiando con el paso de los años. Conforme vas madurando y haciéndote mayor, vas dándole más importancia a otros aspectos de la vida a los que antes dabas de lado.

Son cada vez más las personas que tienen la creencia de que cuanto más posees, más feliz eres. Yo antes pensaba de esta forma, pero debido a ciertas situaciones de mi vida, este pensamiento ha ido quedando en el pasado. La vida es una montaña rusa en la que muchas veces estás arriba y otras caes empicado hacia abajo.

Deja atrás el pensamiento materialista y emprende un nuevo rumbo hacia el éxito

Recuerda que tener metas altas, te llevarán a inevitables momentos en los que todavía no has cumplido con tus expectativas. No tengas prisa por alcanzar el éxito rápidamente. Normalmente este camino lleva su tiempo y lo mejor de todo es recorrerlo lentamente y aprender todo lo que podamos durante la subida.

Cuando hablamos de éxito muchas veces nuestros ojos nos traicionan. Es complicado no sentir que las personas exitosas suelen tener las casas más grandes, los mejores coches y hasta los amigos más influyentes. No te obsesiones con esto porque inevitablemente siempre habrá alguien con más cosas que tú.

Esta chica está practicando boxeo para ser mejor que su rival. Todo forma parte del camino hacia el éxito.

Concibe el éxito de otra manera. Percibe lo lejos que has llegado y del tipo de persona que eres ahora. El problema no es la falta de cosas materiales que te indican si eres una persona de éxito, más bien es el cómo te sientes realmente y de lo que estás logrando en tu vida. A continuación te muestro 9 indicadores de que eres alguien exitoso aunque no te sientas como tal.

1. Has dejado de ser el centro del universo

Todos tenemos algún amigo o amiga exitosa que se cree el centro del universo. Todo lo que lo rodea es su mundo y nosotros simplemente formamos parte de él. Apuesto a que te has sentido así alguna vez en tu vida. El verdadero éxito no es este, yo lo veo como algo más a ponerte en lugar de la otra persona y darse cuenta de que los sueños y sentimientos de los demás, son tan importantes o más que los nuestros. Hay que empatizar de vez en cuándo y valorar a las otras personas.

2. Trata de mantener una actitud positiva

Para ser feliz hay que combinar el optimismo con muchos otros sentimientos. De nada sirve estar todo el día pensando en las cosas en las que nos van mal. Eso termina estresándonos, amargándonos y no lograremos avanzar hacia nuestra meta. Que no es otra que conseguir el éxito en la vida. Mira el lado positivo de las cosas y supera las peores situaciones.

3. El fracaso no dura eternamente

Estás ante una persona que ha fallado cientos de veces a lo largo de su vida. He aprendido que las personas que nunca cometen errores son las que no intentan hacer nada. Nunca lograrás convertirte en alguien exitoso si no aprender a aceptar cada fracaso. Y créeme que serán muchos los que te encuentren durante el camino. Recuerda aprender de cada error y salir más fortalecido. No te quedes abismado en ese pensamiento de frustración porque de esta forma solo conseguirás atascarte y no avanzar.

4. Debes mantener las cosas en su propia perspectiva

Forma parte de la vida que nos sucedan cosas malas. Esto es inevitable para la mayoría de los mortales. Sin embargo, nuestro peor día podría parecer un día espectacular para alguien con verdaderos problemas. Ten en cuenta que hay millones de personas en el mundo que ni siquiera pueden comer a diario. Suspender un examen, romper el coche o incluso perder las llaves de casa, no es tan malo si lo pones en perspectiva con otros problemas del mundo real.

5. Si necesitas ayuda, pídela

Muchas veces pensamos que por pedir ayuda a alguien vamos camino al fracaso. No tienes que demostrar nada a nadie, no trates de ser perfecto en todo lo que haces porque es imposible. Hasta las personas más exitosas han necesitado de ayuda en algún momento o fase de su vida.

Un bombero con traje amarillo subiendo por una escalera. Está dando la mano para ayudar a otra persona.

No tengas miedo en solicitar ayuda de otra persona. En muchas ocasiones nos aportará otro punto de vista que no habíamos contemplado. No trates de tomarte ele camino al éxito como algo personal. Rodéate de gente que sume y no temas fallar de vez en cuando. Recuerda que siempre tendrás buenos amigos con los que contar para las buenas y las malas.

6. La vida no es un juego de sumar ceros

Si otra persona alcanza el éxito antes que tú, no lo tomes como una pérdida de iguales proporciones. Las comparaciones son odiosas y en estos casos lo que vas a conseguir es perder tu valioso tiempo en temas que no suman. Celebra los éxitos de los demás como si fueran tuyos y aprende de ellos.

7. Nota la diferencia entre lo dramático y emocionante

¿Prefieres una vida llena de emociones o de tristeza? Esta pregunta debes hacértela para saber qué camino debes tomar en la vida. Llénala de situaciones emocionantes y convierte cada minuto en un recuerdo maravilloso. No hagas de tu vida algo aburrido y lleno de dramas porque terminarás por deprimir a todos los que te rodean.

8. Ya no te importa lo que los demás piensen de ti

Cuando estés satisfecho con tu vida, sentirás que no debes demostrar nada a nadie. Llegará el momento en que deje de preocuparte en lo que las otras personas piensen de ti. Tienes tus principios y esos son los que te han servido para llegar a donde estás. Recuerda que las opiniones de las otras personas son solamente eso, opiniones. Y no cambiarán quién eres o dónde has llegado.

9. Acepta que no puedes cambiarlo todo

Debemos aceptar que hay cosas que no podemos cambiar. Al igual que hay otras que si podrás cambiar. Si ves en el cielo que un meteorito se acerca rápidamente, lo más probable es que no puedas hacer nada para detenerlo. En cambio si hablamos de otro tipo de problemas como un despido, un error desafortunado en el trabajo o algo menos problemático. Ahí sí que podrás hacer algo para remediarlo. Asume lo que puedes cambiar y lo que no. Si te ha gustado el contenido puedes compartirlo con amigos y familiares. También puedes dejar un comentario, me encanta conocer las opiniones de los demás sobre estos temas 😛

También te puede interesar:

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario